top of page
  • Foto del escritorRemi

28 - LAS MÁSCARAS


Illustration @mehdi_ange_r (INSTAGRAM)

"¡La palabra libera tanto como aísla!

Esto es lo que me dijo una persona en un comentario cuando anuncié la existencia de mi blog en las redes, a modo de advertencia. Había entendido el significado de esto, por supuesto, pero no lo había experimentado realmente hasta ahora.

¿Cómo empezar esta nueva historia, la primera posterior al encierro?

Quizás simplemente diciéndole que estoy bien. Aproveché al máximo este periodo para volver a centrarme, para recargar las pilas, para alejarme de las cosas que me molestaban. No fingí más durante este periodo. Se acabaron las limitaciones, las máscaras que hay que ponerse para ser socialmente integrado e inteligible.

Decidí aprovechar este momento, esta pausa, para que "amarse a sí mismo" dejara de ser un concepto y se convirtiera en un verdadero arte de vivir. Desde entonces tengo la sensación de querer más a los demás.

He creado mucho durante este periodo y sé que la creación es sobre todo un medio para expresar lo que no se puede verbalizar.

También comí mucho. Más de seis kilos en seis semanas. Y ahora me cuestiono pero sin sentirme culpable.

La ropa me aprieta. Sé que estoy comiendo de cualquier manera, sin ningún placer. Conozco este círculo, lo he experimentado durante años.

Hablo de ello en el análisis porque me llama la atención. Vivo en silencio, estoy solo, como, me pesa literal y figuradamente. Me doy cuenta de que como para no hablar y que se remonta a mi más tierna infancia, como cuando mi padre me ponía delante del televisor para merendar al volver del colegio, sabiendo perfectamente que había sido un día infernal, que el acoso era cotidiano, y seguramente pensando que el consuelo de una orgía de pasteles era quizás la mejor manera de calmar mis dolencias, cuando lo único que quería era que alguien se tomara el tiempo de escuchar mis palabras.

Comida reconfortante, comida que regula las emociones, llenando la boca para no poder hablar, comiendo para dar una excusa al silencio.

Esta es una de las revelaciones que tuve durante este encierro.

En segundo lugar, y no menos importante, tengo una urticaria crónica desde los nueve años (el mismo periodo en el que empecé a ganar peso) ligada a la ansiedad, que trato con un antihistamínico a diario. Un mes después del inicio del encierro noté que no tenía más ataques, que no tenía que tomar la medicación. De un día para otro, esa cosa que me perseguía desde la infancia se evaporó como por arte de magia.

Se lo conté a todo mi entorno. No creo que puedas imaginar el alivio que sentí al ver que podía desaparecer y, sobre todo, al comprender por fin su origen. Por supuesto, mis ronchas estaban relacionadas con ansiedades, pero nunca había podido identificarlas claramente. No se trataba simplemente de tener un ataque temporal a causa de un acontecimiento estresante como una entrevista de trabajo, un examen de conducir o cualquier otra cosa... No, las razones eran mucho más complejas y estaban relacionadas con una ansiedad mucho más fundamental: el miedo al mundo exterior.

Desde pequeño tuve que aprender, para sobrevivir, a ponerme máscaras, a pasar desapercibido, porque a los ocho años no quieres ser diferente, no quieres que te llamen "maricón" en el patio de recreo, ante los impasibles profesores. Tampoco quieres que tus amigos te escupan. No, no queremos eso.

¿Qué era la urticaria entonces? Era mi piel, mi cuerpo que se protegía del exterior, era una máscara completa porque era incapaz de hablar, de defenderme, de reaccionar, veía a los adultos que me rodeaban que no hacían nada, que me dejaban en paz y me decía: "Vale, entonces es normal, porque si no lo fuera, los adultos harían algo al respecto, ¿no?

Eso es lo que me construyeron: la creencia de que lo que yo era tenía que estar camuflado por manchas de sangre y mi discurso amortiguado por la comida.

Esto me ha seguido hasta el día de hoy.

El encierro me ha permitido abrazar plenamente la soledad y no sufrirla más. Sé que será un largo camino para borrar el estigma de estos años, pero estoy muy sereno.

"La palabra libera tanto como aísla?

Nunca he sido tan poco solicitada en las aplicaciones de citas como desde que mi blog se adjunta a mis perfiles. Es una observación, angustiosa porque revela la tarea que me espera como activista, pero que sin embargo refleja nuestro mundo, que en muchos aspectos está completamente desquiciado.

Siento que todos los pasos que he dado desde la infancia me han preparado para este periodo, como una armadura que se ha ido construyendo para protegerme de la soledad emocional en la que ahora vivo. Mentiría si dijera que este aislamiento es desagradable, he aprendido totalmente a vivir con él y he encontrado formas de salir de él cuando siento la necesidad.

El DIARIO POSITIVO es uno de ellos.

Durante mucho tiempo quise ser "normal", ser aceptada, tener muchos amigos, ser querida, tener reconocimiento. Hace tiempo que busco la validación de los demás antes de actuar. Hasta ahora, el aislamiento, el silencio, el estar fuera de casa eran verdaderos calvarios para mí, casi insuperables. Poco a poco todo ha cambiado y yo mismo estoy realmente asombrado. Poco a poco existo, doy valor a lo que soy, doy valor a mis palabras, a mi cuerpo, a lo que siento. Ya no me hago invisible. La palabra simplemente libera, y si resulta en una cierta forma de aislamiento, puedo asegurar que es cómoda porque está directamente conectada con lo que soy, sin corazas, sin máscaras, y que intentaré no volver a usarlas.



0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

¿No ha llegado el momento de hacer balance? Como sabes, si me lees desde hace tiempo, me gusta hacer balance. ¿Qué mejor manera de hacerlo que aprovechar el final de 2021 para hacer uno por ti? En los

GRACIAS

bottom of page